Opinión: público en los estadios,un pedido ciego de la realidad

Por: Emiliano Etchechury

Fuente (Aire de Santa Fe)

Dentro de algunos días nomás se cumplirá un año desde que el presidente de la nación, Alberto Fernández, ordenase el aislamiento social y obligatorio ante la presencia de un enemigo invisible y letal, que aún, sigue atormentándonos día a día. A medida que fue pasando el tiempo, fueron muchas las actividades que se reanudaron hasta llegar a lo que se conoce como la nueva normalidad y el fútbol, no fue la excepción a ello.

 El 30 de octubre del 2020 fue la fecha indicada para que el espectáculo más popular del mundo tuviera regreso en nuestro país. Desde aquel momento hasta ahora, no podemos negar que la cuestión sanitaria fue manejada con una seriedad pocas veces vista en la historia de las autoridades que se encuentran detrás del fútbol local. Sin embargo, como reza la canción de la extraordinaria e inolvidable Mercedes Sosa, Todo Cambia.

El pasado mes de febrero, muchos dirigentes de equipos de primera división manifestaron su deseo e intención de que el público debía volver a los estadios. Proyectar una pronta vuelta de los hinchas por parte de las autoridades refleja una imagen del cual todos queremos volver a ver, los apasionados del fútbol por amor y los dirigentes por algo mucho más influyente y movilizador, el dinero.

Si bien son muchas las cosas que podemos decir del amor y el dinero, hay algo en común que los caracteriza como tal, que de alguna manera te termina cegando. Pensar en la vuelta del público significa no mirar que la pandemia aún sigue, que mucha gente continúa falleciendo en demasía, que la vacunación avanza a cuentagotas, que es casi imposible contar con que un público fervoroso respete los protocolos y que apurarse en este tipo de decisiones puede ser perjudicial para todos. Cada uno podrá tener su mirada sobre la cuestión, pero lo que no se puede, es ignorar las consecuencias de hacer lo incorrecto.

¿Y vos crees que es posible sin tener profundas consecuencias?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

P