Qatar 2022, el lado vergonzoso y repudiable del Mundial

4.7
(3)
(Fuente: El confidencial)

Si alguien pone sobre la mesa el tema de un mundial de fútbol todo lo que se puede imaginar va referido a expectativas, clamor, euforia, locura y un masivo espectáculo de personas en la piel de hinchas colmados por sus cantos, gritos y pasión sin límites. Sin embargo, no todo en la vida es color de rosa y la próxima cita mundialista no es la excepción.

Todo aquello que rodea al Mundial de fútbol Qatar 2022 termina por manchar espesamente un torneo que debería desconectar a la gente de sus problemas, distraerla, robarle ilusiones y hacerla feliz por un mes al menos. Todo eso se ve estrechamente alterado y perjudicado por jerarquías a las que no les importa la gente ni el fútbol en absoluto, solo sus provechosos y tendenciosos negocios.

Una competencia sana, mundial y abarcativa no puede ser llevada a cabo en medio de intereses propios de empleadores, actos indecorosos de los principales responsables de que esto funcione y sobretodo, si se lo hace atentando burdamente contra personas y sus derechos, pasando por arriba de la vida de cada trabajador que sol a sol le pone el pecho para que ésta clase de practicas se efectúen.

Si, es así. Esto toca profundamente el lado profesional y humano de cada trabajador que en éstos últimos 11 años fue contratado, primero por agentes de contratación y luego por empresas encargadas, para llevar adelante las obras y construcciones en estadios de fútbol que recibirán los cortejos.

Estadio Al Thumama (Fuente: Cadena 3)

En Qatar el 90% de la mano de obra es extranjera con trabajadores oriundos principalmente de países como India, Nepal, Sri Lanka, Pakistán y Bangladesh. La mayoría de ellos fueron los que se han encargado de la construcción de carreteras, hoteles, aeropuertos y estadios para recoger en 2022 a millones de visitantes. ¿Y el cuidado de ellos? Aquí viene el problema.

Todo éste tiempo éstos humildes trabajadores han tenido que pagar absurdamente de 500 a 4.300 dólares Estadounidenses para contratar a agentes de contratación para que los lleven a trabajar a Qatar y para colmo que allí, sufran unas malas e indignas condiciones de trabajo además de la suma brutal para el contrato de agentes.

Es profundamente inaceptable que trabajadores que dependen de autoridades supuestamente responsables tengan que sufrir falta de higiene, seguridad y acomodarse a como de lugar en cuartos de 8 o más personas solo cuándo entran menos de la mitad.

(Fuente: Amnesty International)

Si a esto se les suma las mentiras en las pagas de sus salarios, el retraso en el pago de los mismos y el hecho de que se les prohíba dejar o abandonar sus obras y el país en el que trabajan (Qatar), se está hablando de un pésimo, horrible y desinteresado accionar de empleadores y empresas para con la vida humana de esas personas, más aún en términos éticos y morales.

Además de las excesivas horas de trabajo, las tareas físicamente agotables a las que se abocan y a la exposición de un clima alto, otro problema que tienen que padecer son las constantes amenazas e intimidaciones que reciben de sus empleadores.

Uno de los que se animó a hablar sobre ello fue Deepak, un obrero que en su momento participó de la construcción del estadio Khalifa y recibió amenazas: “Mi vida aquí es como estar en una cárcel. El gerente de la empresa dijo: Si querés quedarte en Qatar cierra la boca y sigue trabajando”. Un claro ejemplo del atropello jerárquico que sufren las personas a las que más se debe cuidar.

Como toda acción tiene su consecuencia, y si el accionar no es bueno el resultado tampoco lo será, lo que derivó de todas éstas indeseables tareas y manejos fueron las 6.500 lamentables muertes de trabajadores todos estos años. Un estudio elaborado por el periódico Británico The Guardian dio a conocer ésta cifra, lo que de manera escalofriante resulta ser desde 2010 un promedio de 12 muertes por semana.

(Fuente: Cadena Ser)

Tristemente los trabajadores que tanto hicieron tuvieron y tienen que pagar con sus vidas año tras año el abuso, vehemencia y aprovechamiento de las empresas y agentes de contratación, demostrando una vez más lo nefasto, salpicado y grotesco que están haciendo al fútbol, poniéndolo solo en primera fila para que el show continúe sin importar que pase.

(Fuente: Olé)

Jugadores como Toni Kroos, federaciones como la de Noruega y Alemania ya han demostrado su fuerte descontento yendo en contra de toda violación de los derechos humanos y solidarizándose con los trabajadores, las víctimas y sus familias. Empresas, agentes y todo aquél que sacó y quiera sacar provecho de éste torneo no estaría nada mal que planteen su propia autocrítica.

¿Nos ayudas a mejorar?

Nos ayudas a mejorar calificándonos

Resultado 4.7 / 5. 3